Girona

Girona

Girona tiene todo el encanto de las grandes ciudades, pero sin multitudes; una ciudad hecha a medida humana para distraerse en todas las vertientes: calles, fiestas, oferta cultural, restaurantes, servicios turísticos, acontecimientos, festivales, visítala tantas veces como quieras, siempre ¡¡¡ te sorprenderá!!!.

Fotografías:

El casco antiguo o Barri Vell, es la expresión que denomina el centro histórico de Girona, desde la Gran Via de Jaume I hasta el paseo de la Muralla y los puentes sobre el río Onyar son los accesos a la parte más antigua de la ciudad y la más visitada por el turismo.

Girona, rodeada durante siglos de murallas, ha escrito su historia a través de las fortificaciones. La situación estratégica, la necesidad de defenderse y los episodios bélicos sufridos a lo largo de los siglos han marcado su fisonomía.
Le siguen las escalinatas de la Catedral y la iglesia de Sant Feliu, unidas a la elegante sobriedad de edificios románicos como el antiguo monasterio de Sant Pere de Galligants o los Banys Arabs, los baños Árabes.

Turismo en Girona, cuándo ir:

Se puede viajar durante todo el año. Si en verano puedes disfrutar de la ciudad y de su costa brava a tan solo 30 minutos de las playas, en invierno se puede disfrutar de la ciudad y de las pistas de esquí a tan solo dos horas de la estación de esquí Vallter 2000 situada en la cordillera de los Pirineos.

Cúantos días:



Transporte:

El transporte público, en este caso el autobús, es el único y el más concurrido de la ciudad, el taxi sería el segundo transporte.

El idioma:

La lengua más hablada es el catalán y el castellano como segunda lengua.

Comer en Girona:

Girona es rica en gastronomía y es por eso que tiene una gran diversidad de Restaurantes. Recomendamos el casco antiguo para degustar exquisitos platos.

Que Visitar:

Girona ofrece muchas posibilidades entre las que destacamos:

  1. Casco antiguo, contiene el patrimonio artístico más importante de la ciudad.
  2. Las casas del Onyar. Te hacen pensar en Venecia, de aquí que le llamen la pequeña Venecia.
  3. El Call Jueu, (El Barrio Judío)
  4. La Catedral de Girona, ofrece cuatro estilos arquitectónicos: románico, gótico, renacentista y barroco.
  5. Banys Àrabs, (Baños Árabes)
  6. La Rambla de la Libertad. Preciosa rambla donde se puede comer o cenar tranquilamente en las terrazas.
  7. La Plaza de la Independencia. Una de las plazas más conocidas y frecuentadas de Girona, rodeada de edificios neoclásicos con grandes porches. Actualmente esta plaza ofrece una gran variedad de restaurantes.
  8. Museos como el de Historia de la ciudad, museo arqueológico de Cataluña, Museo de Arte, Museo del cine.
  9. Teatro Municipal de Girona ubicado dentro del Ayuntamiento de Girona.
  10. Edificios proyectados por el arquitecto modernista Rafael Masó (Girona, 1880-1935) que son: Casa Ribas Carehuet; calle de la Força, nº 6; Casa Masó del calle de Ballesteries nº 29; Farmàcia Saguer del calle de Argenteria nº 20; Casa Salietti, calle de la Neu nº 1; Farinera Teixidor, calle de Santa Eugènia nº 42; Casa de la Punxa, calle de Santa Eugènia nº 19 y Casa Ensesa, calle Barcelona, nº 70.

Leyendas:

Las leyendas, los cuentos y las anécdotas son crónicas populares de la vida de la ciudad entre ellas destacamos:

Si vas a Girona tienes que besarle el culo a la leona (cul de la lleona). Es una manera sencilla de expresar la voluntad de regresar a la ciudad, o de quedarse para siempre, o de conseguir la ciudadanía, y no se considera un buen ciudadano o ciudadana a quien no haya cumplido con este rito..

Una bruja arrojaba piedras a todo aquél que asistía a las incontables procesiones que se celebraban en Girona. El día de Corpus, cuando estaba a punto de tirar una piedra, una voz retumbó por toda la ciudad: “Si piedras tiras, piedras tirarás y en piedra te convertirás”. Aún se la puede ver convertida en gárgola de la girola de la Catedral.

Todos los gerundenses han oído hablar alguna vez de las moscas de San Narciso, incluso los padres explican la tradición a sus hijos cuando estos son pequeños. Pero ¿se sabe cuando pasaron realmente los hechos?, casi todos lo relacionan con la llegada de las tropas de Napoleón en 1810 en la ciudad de Girona, pero se equivocan; la leyenda, si es que es leyenda, viene de muchos siglos atrás, concretamente del siglo XIII. Se basa en el texto del historiador Bernat Desclot que la escribió en 1288. Se hace referencia a una plaga de moscas que existió durante la invasión de las tropas francesas en la ciudad de Girona en junio de 1285. Los invasores, que eran capitaneados por Felipe “el valiente”, ocuparon la colegiata de Sant Félix donde se veneraba el cuerpo de San Narciso, profanaron el templo y de repente empezaron a salir gran cantidad de moscas que picaron a los soldados y a los caballos, produciéndoles tanto dolor que esto motivó la retirada de las tropas francesas de la ciudad.

Deja un comentario